Inicio Salud Investigando las conexiones entre Medicaid y la supervivencia al cáncer

Investigando las conexiones entre Medicaid y la supervivencia al cáncer

23
0

A primera vista, los números no son muy buenos: los pacientes con cáncer que están cubiertos por Medicaid tienden a tener una enfermedad en etapa avanzada y tasas de mortalidad más altas.

Pero cuando Cathy Bradley, Ph.D., subdirectora del Centro de Cáncer de la Universidad de Colorado (CU), comenzó a profundizar un poco más en los datos, encontró algunas de las razones de las terribles estadísticas. Muchas personas con cáncer se inscriben en Medicaid solo después de recibir el diagnóstico, lo que sugiere que es posible que no tuvieran seguro antes del diagnóstico y que tuvieran acceso limitado a la detección y el tratamiento del cáncer.

«Lo que algunos investigadores han hecho en el pasado es examinar Medicaid y observar que las personas aseguradas por Medicaid y diagnosticadas con cáncer tienen una enfermedad en etapa avanzada y mayores tasas de mortalidad», dice ella. «Lo que pude demostrar es que Medicaid en realidad está seleccionando a personas que de otro modo no tenían seguro o tenían seguro insuficiente. Se les diagnostica cáncer y luego se inscriben en Medicaid. Para entonces, tienen cáncer en etapa avanzada porque lo más probable es que no tener un seguro de salud que les hubiera dado acceso a exámenes de detección y tratamiento previo al diagnóstico de cáncer”.

En una investigación reciente publicada en la revista Epidemiología, biomarcadores y prevención del cáncerBradley también muestra que los pacientes con cáncer que estaban asegurados por Medicaid antes del diagnóstico se comportan tan bien como las personas con seguro privado.

«En última instancia, el mensaje es que tener una cobertura continua para poder acceder a la detección y la atención previene la enfermedad en etapa tardía y la alta mortalidad», dice ella.

El seguro triunfa sobre los ingresos

Utilizando datos del Registro de Cáncer de Vigilancia, Epidemiología y Resultados Finales del Instituto Nacional del Cáncer, vinculados con los datos de inscripción en Medicaid, Bradley analizó la asociación entre la inscripción en Medicaid y la etapa distante para tres cánceres susceptibles de detección: mama, cuello uterino y colorrectal. Además de sus hallazgos generales sobre la importancia de la cobertura de seguro continua, analizó específicamente el Programa Nacional de Detección Temprana del Cáncer de Seno y de Cuello Uterino, una iniciativa de los Centros para el Control de Enfermedades que ofrece exámenes de detección de cáncer de seno y de cuello uterino gratuitos a mujeres de bajos ingresos sin seguro o con seguro insuficiente. .que inicialmente no tenían ingresos lo suficientemente bajos como para calificar para Medicaid.

Leer:  Las nuevas gotas para los ojos pueden ayudar a las personas mayores a ver mejor: un optometrista explica cómo Vuity trata la presbicia

«Si se encuentra cáncer, estas mujeres se inscriben en su programa estatal de Medicaid, pero es posible que Medicaid solo cubra su tratamiento relacionado con el cáncer en lugar de una cobertura completa», dice Bradley. «Los proveedores también pueden recibir un reembolso a una tasa más baja que Medicaid regular. Lo que pude demostrar es que el programa de detección de cáncer de mama y de cuello uterino, que ha salvado miles de vidas, es inferior a tener una cobertura de seguro continua. Porque estas mujeres, aunque eran ingresos un poco más altos, no fue el ingreso lo que marcó la diferencia. Fue el seguro de salud «.

Llame para cobertura

No es sorprendente que el artículo de Bradley concluya con un llamado a más opciones de seguro para aquellos con ingresos más bajos. La Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, que entró en vigencia en 2014, amplió la elegibilidad de Medicaid, pero muchos estados optaron por no expandirse, estableciendo sus umbrales de ingresos mucho más bajos de lo que permiten las pautas federales.

Leer:  Las mutaciones en los dominios de unión al receptor de la proteína de punta del SARS-CoV-2 pueden producir nuevas variantes resistentes a la vacuna

«Medicaid ha recibido una mala reputación inmerecida. Estoy seguro de que Medicaid preferiría tener pacientes antes del diagnóstico o en una etapa temprana y cuidarlos en lugar de gastar mucho dinero y hacer que mueran», dice Bradley. «Aunque los estados que ampliaron Medicaid redujeron en gran medida la cantidad de personas sin seguro, todavía hay más de 12 millones de personas sin seguro que no califican para Medicaid y aún no tienen seguro médico. Y esos son los más vulnerables al diagnóstico en etapa tardía. . «

La conexión VIH-cáncer

Economista de formación, Bradley tiene un interés de larga data en los seguros y Medicaid y cómo afectan a las personas diagnosticadas con cáncer. En «Una onza de prevención: el papel de Medicaid en la reducción de la carga del cáncer en hombres con VIH», un editorial reciente en la revista Cáncer, explica cómo las personas que viven con el VIH tienen una mayor incidencia de algunos tipos de cáncer. Gracias a los nuevos tratamientos, se espera que muchas de estas personas vivan a largo plazo y requieran tratamiento contra el cáncer, dice, y debido a que muchas de ellas también están aseguradas por Medicaid, se necesitan nuevos enfoques para la práctica y las políticas de salud pública.

«Los medicamentos contra el cáncer pueden ser muy caros, y tenemos que pensar en esta atención compleja de proporcionar a las personas con ambas afecciones, cuando hace 20 o 30 años habrías muerto por cualquiera de ellas», dice. «Ahora ambos se vuelven crónicos y el costo de los medicamentos para ambas condiciones es muy caro».

Para evitar estos costos, dice, se necesita un mayor énfasis en la prevención a través de la vacunación y la detección del VPH. También se necesitarán medidas para controlar los costos de los medicamentos a medida que crezca la población.


Artículo anteriorPreguntas y respuestas: Pruebas de alergias y sensibilidades alimentarias
Artículo siguienteLos cigarrillos electrónicos que usan nicotina sintética están bajo la supervisión de la FDA
Soy un viajero de 29 años y vendedor en una tienda de prêt-à-porter. Me incorporé al equipo de redacción de AltaVision.news en octubre de 2021.