Saltar al contenido
Diario Extra

La intrigante historia de la Isla de las Muñecas

noviembre 23, 2020

Un lugar espeluznante

En Xochimilco, a 20 kilómetros al sur de la Ciudad de México, un lugar pintado de colores por sus flores, oculta entre sus canales una isleta de aspecto tenebroso: La Isla de las Muñecas.

Este lugar fue habitado por un hombre solitario que vivía en el centro de la isla en una pequeña casa durante más de 25 años, don Julián Santana Barrera.

Cuenta la historia que mientras don Julián estaba paseando por la isla halló el cadáver de una niña que murió ahogada en uno de los canales, la niña se quedó enredada entre los lirios de la orilla.

El hombre no pudo hacer nada por salvarla. Se cuenta que al poco tiempo de lo sucedido, el fantasma de la niña se aparecía en los sueños del señor Santana, y que comenzó a escuchar llantos y gritos de una niña en los alrededores de la isla, con intención de atormentar al protector de la isla. Desde ese día, don Julián no encontraba serenidad, y vivía asustado.

Sin embargo, lo que más llamó la atención de Julián fue la aparición de una muñeca en el agua al poco tiempo de morir la niña, dicha muñeca se decía que era de la niña ahogada.

Al ser una persona creyente del más allá, se le ocurrió una forma de protección. Llenar la isla de muñecas de todos los tipos y tamaños que funcionarían como guardianas con la intención de ahuyentar a las almas en pena, especialmente la de la niña.

A partir de ese momento, comenzó a encontrarse cada vez más muñecas abandonadas en los canales, las cual decidió colgar. Y así, paso de unas pocas a ¡más de 1500 muñecas! Hablamos de muñecas abandonadas, por lo que su imagen da aún más miedo, a muchas de ellas les faltan extremidades, tienen las cuencas de los ojos vacías, y están sucias o podridas.

El hombre falleció en el 2001, por lo que la isla quedó vacía, dejando un escenario fantasmagórico, con cientos de muñecas en el interior de la casa y colgando de la vegetación de la zona.

Muchos consideran que esta historia fue creada por él, pero leyenda o no, el hombre acabaría sufriendo el mismo destino que el de la niña.

Juan Santana

Él siempre contaba que una sirena de río se le aparecía y le decía que se lo llevaría con ella. En el año 2001, un envejecido Julián Santana se acercó hasta uno de los canales para pescar con su sobrino, este había ido un momento a controlar el ganado que estaba pastando, cuando regresó, encontró el cadáver de su tío, quien había fallecido de un infarto, y su cuerpo yacía en el agua. Fue la muerte en forma de sirena que había ido a cumplir la promesa que le había hecho ya hace tiempo.

Desde ese momento, el lugar se quedaría con el nombre de la “Isla de las muñecas”, un lugar en el que el silencio se mezcla con el misterio. Muchos visitantes dicen que las muñecas parecen tener vida, que incluso algunas parecen que te siguen con la mirada…

Y tú  ¿Te atreverías a visitar esta isla?