Inicio Salud Un nuevo estudio evalúa los impactos en la salud de los confinamientos...

Un nuevo estudio evalúa los impactos en la salud de los confinamientos de 2020 en tres ciudades europeas

22
0

Las medidas de confinamiento impuestas en marzo de 2020 para contener la pandemia de COVID-19 provocaron descensos sin precedentes en la contaminación del aire, el ruido y los niveles de actividad física en las ciudades. Las consecuencias de estos cambios para la salud de las personas diferían según la rigurosidad de las medidas de confinamiento y el contexto local, lo que brinda información sobre cómo las medidas de emergencia pueden afectar más ampliamente la salud de la población. ¿Qué lecciones se pueden aprender para futuras políticas de planificación urbana y preparación para emergencias? Un estudio publicado en Contaminación ambiental liderado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por la Obra Social ”la Caixa”, ha intentado dar respuesta a estas preguntas.

Para comparar diferentes contextos, el equipo de investigación seleccionó tres ciudades europeas con diferentes grados de medidas de confinamiento: Barcelona, ​​donde se impuso un confinamiento estricto que incluía confinamiento domiciliario forzoso; Estocolmo, donde las medidas fueron mucho más relajadas y, en última instancia, sujetas a la responsabilidad individual y al «sentido común»; y, por último, Viena, que contó con medidas intermedias.

Para cada una de las tres ciudades, recopilaron o estimaron datos sobre la contaminación del aire, el ruido y la actividad física en tres momentos diferentes: antes de la pandemia, durante el confinamiento agudo y en el período de desconfinamiento posterior. En un primer paso, los investigadores calcularon las diferencias en estas exposiciones ambientales y comportamientos de salud entre los niveles previos a la pandemia y la pandemia. En un segundo paso, esas diferencias se compararon con los datos de salud existentes y se tradujeron en cuántos diagnósticos anuales de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, depresión y ansiedad se podrían haber evitado o se habrían causado adicionalmente en cada ciudad si los cambios en la contaminación del aire , el ruido, la actividad física y las visitas a zonas verdes se habían ampliado un año.

Disminución en los niveles de actividad física de hasta un 95%

Los primeros hallazgos del estudio mostraron que el rigor de las medidas de confinamiento estaba directamente relacionado con la disminución de las exposiciones y los comportamientos estudiados. Así, la ciudad con el confinamiento más duro, Barcelona, ​​fue también la que registró mayores descensos respecto a los niveles prepandemia de contaminación atmosférica y acústica, actividad física y visitas a zonas verdes. En concreto, durante el primer confinamiento, el dióxido de nitrógeno (NO2) las concentraciones se redujeron en un 50% en promedio, los niveles de ruido diarios se redujeron en 5 decibelios (dB A) y la actividad física se redujo en un 95%.

Leer:  Los cigarrillos electrónicos son dañinos y adictivos para los jóvenes

Durante el mismo período, en Viena, NO2 la contaminación disminuyó en un 22%, los niveles promedio diarios de ruido se redujeron en 1 dB (A), mientras que la actividad física se redujo en un 76%.

Para Estocolmo, NO2 los niveles se redujeron en un 9%, los niveles de ruido diario se redujeron en 2 dB (A) y la actividad física se redujo en un 42%.

La actividad física como determinante de la salud

Habiendo cuantificado los cambios en cada ciudad en comparación con los niveles previos a la pandemia, el equipo calculó el impacto de cada uno de estos cambios en la salud. Para ello, recurrieron a la evidencia de estudios previos que establecieron relaciones entre cada una de las exposiciones y comportamientos estudiados y diversas enfermedades cardiovasculares y trastornos mentales. Finalmente, para reflejar la verdadera magnitud de los cambios estudiados a largo plazo, se utilizó un modelo de datos para simular el impacto que habrían tenido las medidas de confinamiento si se extendieran durante un año completo.

De todos los factores incluidos en el estudio, la actividad física fue el principal impulsor de los resultados de salud. Así, una hipotética prolongación del confinamiento estricto en Barcelona durante un año completo habría supuesto un aumento del 10% de ictus e infartos y un aumento del 8% y 12% de diagnósticos de depresión y ansiedad, respectivamente, debido a la reducción de la actividad física. actividad.

La reducción de la actividad física en Viena durante todo un año, a su vez, podría haber provocado un aumento del 5 % en la incidencia anual de accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos, así como un aumento del 4 % y el 7 % en los diagnósticos de depresión y ansiedad, respectivamente.

Incluso en Estocolmo, la ciudad con el menor descenso en los niveles de actividad física, se habrían producido efectos negativos para la salud si la situación hubiera durado un año. El modelo estimó un aumento del 3 % en las respectivas incidencias de accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos, un 2 % adicional de diagnósticos de depresión y un 3 % adicional de casos de ansiedad.

Contaminación y ruido en el lado positivo

Las disminuciones en los datos de contaminación del aire y acústica trajeron efectos positivos. Si la reducción de NO2 Si se hubieran mantenido durante todo un año las concentraciones del primer confinamiento, se estima que en la ciudad de Barcelona se podrían haber evitado el 5% de los infartos, el 6% de los ictus y el 11% de los diagnósticos de depresión. En Viena, las disminuciones estimadas serían del 1% para accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos y del 2% para la depresión. En Estocolmo, el impacto positivo en la salud sería la prevención del 1% de los diagnósticos de depresión.

Leer:  La vacuna de refuerzo contra la COVID-19 es segura y eficaz en pacientes inmunodeprimidos

A largo plazo, la mejora de los niveles de ruido en Barcelona podría haber evitado aproximadamente el 4 % de los ataques cardíacos anuales, el 7 % de los accidentes cerebrovasculares y el 4 % de los diagnósticos de depresión. En Viena, la incidencia de infarto de miocardio, accidente cerebrovascular y depresión podría haberse reducido en un 1 %. Y finalmente, para Estocolmo, se estima una reducción del 2% en los infartos y depresión diagnosticados, y una reducción del 4% en los casos de accidentes cerebrovasculares relacionados con la reducción del ruido.

Balance negativo

«A pesar de las diferencias observadas en las tres ciudades, existe un patrón común: los beneficios para la salud de la mejora de la calidad del aire y el ruido no compensan los efectos profundamente negativos de la reducción de los niveles de actividad física», resume Sarah Koch, investigadora de ISGlobal y primera autora del estudio. estudio.

“En términos de salud urbana, los confinamientos y desconfinamientos posteriores nos dieron la oportunidad de generar evidencia valiosa y comprender cómo estrategias de emergencia como los confinamientos pueden tener impactos más amplios en la salud de la población. Los resultados de nuestro estudio muestran los beneficios que se podrían obtener al implementar políticas de planificación urbana que reduzcan significativamente la contaminación del aire y el ruido al tiempo que fomentan la actividad física y el contacto con los espacios verdes”, concluye Mark Nieuwenhuijsen, director del programa de Contaminación del Aire y Entorno Construido de ISGlobal y último autor del estudio.

Metodología

El estudio utilizó una herramienta llamada UTHOPIA para evaluar los riesgos para la salud asociados con cada exposición y comportamiento estudiado en la etapa previa a la pandemia y compararlos con los escenarios agudos de confinamiento y desconfinamiento. Los datos sobre la carga de enfermedades cardiovasculares y trastornos mentales para cada ciudad se obtuvieron de fuentes públicas.


Artículo anteriorComisión Europea, inspección sorpresa en las oficinas alemanas de Gazprom
Artículo siguienteAntidepresivos vinculados a menor riesgo de suicidio entre mayores de 75 años en cuidados residenciales
Soy un viajero de 29 años y vendedor en una tienda de prêt-à-porter. Me incorporé al equipo de redacción de AltaVision.news en octubre de 2021.